TRADICIONES

Volumen 7

Al décimo volumen de este proyecto corresponde una de las facetas más esenciales y profundamente incomprendidas por el visitante occidental: el primoroso respeto hacia tradiciones que, sin embargo, han sido sujeto de incontables mutaciones e incorporaciones, bajo un proceso de occidentalización y capitalización radical. Introduciéndonos por la vía básica de la relación cotidiana y ritual con los tiempos de la naturaleza, gracias a un esclarecedor texto de Eduard Terrades, concretaremos una panorámica amplia y detallada por el calendario japonés, tan diferente al nuestro, en la fructífera colaboración entre Michiko Tsuboi y Shoko Yamamoto. Magistral y cercana, la pluma de Tsuboi nos describirá otras dos ramificaciones del festejo nipón: los popularísimos matsuri y todo el abanico de ceremonias familiares asociadas a los momentos de cambio, ya sean ritos de nacimiento, bodas ampulosas o discretos actos funerarios. Con Carlos Rubio encontraremos también rastros del mundo flotante de antaño en las misteriosas figuras de las geishas, y los dos destinos vacacionales predilectos del japonés fatigado, el ryokan y el onsen serán objetos de estudio privilegiado a continuación, en los artículos de Javier Vives y Mercè Torra, respectivamente. Invocábamos la presencia de la geisha como pervivencia fundamental de un pasado lejano: siguiendo a Torra no podemos, sino, fijar nuestra mirada en la cosmética (biyo), básica en la historia de su arte y uno de los aspectos en que Japón más aventajado corre respecto a sus competidores globales. El cuerpo japonés en toda su complejidad, y así es que acabemos este recorrido con una vista al indiscutible patrimonio cultural e histórico que suponen las artes marciales, que aborda Marcos Sala y que Eduardo de Paz enfocará al misterioso mundo del sumo, lucha de dioses.
Deseamos que, con la ayuda de estas manos expertas, Japón nos quede un poco menos lejano.

Entraron las geishas; traían el té en porcelana azul y un pastel en un cuenco lacado rojo, un pastel como solo los hay en uno o dos lugares del mundo. Nos tumbamos en las alfombrillas y nos dieron palillos para dividir el pastel. Fue una larga tarea.

Rudyard Kipling