RELIGIÓN

Volumen 2

El corpus de creencias que constituye la (ir)religiosidad japonesa y el sistema de pensamiento que se ha edificado a su alrededor serán el centro de este segundo volumen. Alfonso Falero y Kiyoshi Shimada introducirán la que quizás es la base de todo el ser espiritual nipón: la naturaleza y el kami, fuerzas básicas sobre las que se yergue su estricta ritualidad y, aún hoy día, gran parte de su imaginario cultural. Los mismos autores responderán a este humus con un estudio sobre la historia y el estado de la que es habitualmente considerada la religión autóctona por antonomasia, el sintoísmo. No es, ni de lejos, la única: a su lado, el budismo y el Zen han imperado desde hace siglos; así lo describirá Raquel Bouso, que firmará a continuación un interesantísimo texto sobre la influencia poderosa del confucianismo como gran forjador cultural. La sociedad nipona es profundamente sincrética, así es que su pensamiento se haya nutrido de las corrientes filosóficas más dispares, pero, como arguye la académica Montserrat Crespín, curiosamente nunca haya sido reconocido al mismo nivel que su creación artística. No pasará lo mismo con el concepto de ki, expandido por todo el planeta pero profundamente inexplorado en sus raíces culturales, lo cual desentraña con solvencia Moe Kuwano en su artículo al respecto. Si, como veremos, el ki es la energía de lo corpóreo, nada mejor que cerrar este recorrido con una última mirada, la de Raquel Bouso, a la forma en que la energía de la naturaleza rodea el cuerpo japonés, individual y colectivo, de forma espontánea y sorprendente.

La espiritualidad profunda de muchos japoneses, de todos los tiempos y generaciones, es conocida con la expresión de «Nihonjin no kokoro no furusato» (las raíces originales del corazón japonés).

Federico Lanzaco Salafranca